Kur·Sal Restaurant – Una comida tranquila en Calafell

La verdad es que Calafell nos queda muy cerca y fue el lugar donde pasamos nuestro primer fin de semana de casados, por ello, este año que celebramos nuestro primer aniversario quisimos volver. Además tenemos una debilidad por la provincia de Tarragona porque volvemos una y otra vez

No me hubiese imaginado que Calafell estuviese tan lleno de turistas en Junio (va más a tope en verano), personalmente me gustan los lugares tranquilos en los que pueda disfrutar del mar mientras como además de algo de tranquilidad, poder conversar, disfrutar del vino y de la comida obviamente.

El restaurante Kur·Sal está en primera linea de playa a la entrada del Hotel Kursaal, al lado de la fuente y frente al parque infantil, es decir, tiene vista, buen ambiente y un espacio para los niños (aunque no vimos ninguno es nuestra estadía, lo cual es un punto a su favor).

Tengo el prejuicio de pensar que los restaurantes de hoteles no son buenos, pero la verdad es que este me ha dejado agradablemente sorprendido, la comida ha sido tan buena que honestamente no me dio tiempo de hacerle foto a todo lo que comimos porque estaba, pues, comiendo!

Tanto en el almuerzo como en la cena tienen un menu a muy buen precio; también podéis pedir la carta que tiene más variedad de platos y unos carpaccios muy buenos.

En nuestro caso tuvimos el placer de probar los siguientes platos:

  • Tartar de salmón: No lo repetiría, no estaba del todo malo pero la textura era un poco rara y las chips de patata eran de bolsa
  • Calamares sofritos: Excelentes definitivamente los comería nuevamente y los recomendaría sin pensar, se me hace agua la boca mientras os lo cuento.
  • Arroz de Bogavante: Sin comentarios, otro plato para repetir aunque mejor si sois más de dos personas.
  • Pulpitos al ajillo con soja: Tiene lo bueno de los calamares con el extra de la soja que le da un sabor muy particular, este es otro plato que podría repetir.
  • Fideua: Creo que me quedo con el arroz, pero sólo porque soy más de arroz que de pasta; son igual de buenos!

Sumado al hecho de que la comida es muy buena, está de más decir, que la atención es algo que nos cautivó, el encargado y todo el personal estaba dispuesto a hacer una recomendación, a vigilar porque estuviésemos cómodos y que no necesitásemos nada durante nuestra estancia.

Os dejamos las redes sociales y la dirección del restaurante para que tengáis en cuenta este local si estáis por la zona de Calafell, creemos que deberían de compartir más fotos de la comida y de los cocteles, sin embargo, tenedlos a mano como un lugar para hacer al menos una comida.

Está claro que no esperaremos un año para volver a comer aquí y que este verano tendremos que repetir, así que esperamos encontraros por la terraza o por el salón del Kur·Sal y si no, por favor dejar vuestros comentarios y contadnos vuestras experiencias

 

Artículos Relacionados:

  • No hay artículos relacionados

Comentarios

comentarios