Yoyogi, sushi en Sarrià Sant Gervasi con ambiente de barrio

Acá hay una expresión para identificar a esos lugares donde van todos los vecinos y que tienen ese encanto y tradición de haber estado allí toda la vida el “Bar del Barrio”, y esa es la sensación que da comer en Yoyogi.

He ido a este sushi porque pasaba frente a el cada vez que iba al gimnasio y me gustaba el cartel, la verdad es que soy así, cuando me decido a probar un lugar; muchas veces es por el diseño del cartel, el diseño del menú o el diseño del local… es que soy diseñador no puedo evitar el hecho de que me compran por los ojos.

El local la verdad es que no tiene mucho encanto, es “un bar de barrio” las mesas cuadradas son corrientes pero si nos fijamos en los detalles comienza el encanto de este restaurante, las sillas tienen una personalidad única, son austeras pero con carácter, la barra con el chef es lo que el toque de “bar de sushi” las dos pantallas gigantes lo hacen perfecto para los amantes del fútbol y justo el día que cené allí pasaban uno de esos partidos que enfrentan a grandes titanes y los retratos en las paredes que es difícil de definir si son familiares o no.

comida-1Para hablar de la comida, el carta es variada y los platos son pequeños, los sushi combinados pueden ser una buena opción para los comensales casuales pero el secreto está (sobre todo si vais de cena) en hacer la reserva con anticipación y pedir el menú de cena.

El menú de cena es considerablemente más económico que ordenar de la carta, en mi caso comí de entrada unas gyosas, el plato tiene unas 6 unidades con lo cual al acabar de comerlas ya estaba bastante lleno; de segundo ordené el plato de roles de sushi de la casa que tiene salmón y mango, el plato trae unos 8 roles con lo cual entre el primero y el segundo ya es posible que estés más que lleno de sushi, el arroz no es pastoso, es seco y consistente, la textura es deliciosa, el pescado fresco y lo sabores muy marcados, la verdad que sobrepasó mis expectativas.

Ya estaba lleno pero mi gula insistía en que ordenara el tercer plato del menu: cerdo agridulce; debo decir que de todo lo que comí el cerdo no fue el mejor plato pero los vegetales estaban crujientes y se sentían frescos (no como esas comidas que se sienten eternamente recalentadas).

Además de todo Yoyogi también tiene comida para llevar y a domicilio, con lo cual es altamente recomendable probarlo, bien ir al local que esta muy cerca de la plaza Ferran Casablancas y si no estáis de ánimo de salir y vivís cerca de la zona podéis ordenar a domicilio y disfrutar de unos de los sushis más frescos y ricos de este barrio alto de Barcelona.

Os dejo la ubicación y contactos:

Yoyogi en Facebook

Yoyogi en G+

Artículos Relacionados:

Comentarios

comentarios

Deja un comentario